Prideful Dan.
fuckingdooom:

paarrtttaayy

fuckingdooom:

paarrtttaayy

When my absence doesn’t alter your life, then my presence has no meaning in it.
Unknown   (via skybelowsea)
Thoughts

Aborted in our existence is the moon of our projections.

As we look for our archetype in others, we lose our connection,

Though we know the price, thus we belong to this agony.

Red is the violation that our eyes perceive into this corruption,

Blue is the true that whisper the restless spirits.

Time is the only exception to this irony.

Helpless, the life fear for our demented thoughts.

necroluste:

Barry Moser.

necroluste:

Barry Moser.

Monologo entre dos hermanos, justo antes de sobrevenirse la catástrofe.

—Hermano, vamos al campo.

— ¿Qué te ha sucedido ahora, hermano? ¿Y por qué tu rostro se torva en aquella forma tan inasequible?- dijo en un hilo de voz comprensivo el menor de los hermanos.

—Hermano, vayamos al campo, y allí he de explicarte mi perturbación. Puesto que aquí temo que mis padres nos oigan…

Entonces fueron al campo abierto, allá donde los perros ya no los seguían y sus ladridos no alarmaran a nadie cerca. El mayor de los dos bajó la cabeza, como absorto en la tristeza, luego se sentó en una piedra cercana y comenzó a llorar. El menor, al ver esto, se aproximo sintiendo empatía, luego se agachó queriendo a ayudar a su hermano a recobrar la postura.

—Hermano- le dijo- ¿Cuál es tu aflicción?-.

Y recobrando la estabilidad, le contestó:

—Mi cólera no es más que otra la que me causa las palabras de nuestro Padre. Nuestro Padre me ha dicho que lo he decepcionado, pero yo no sé cuál ha sido mi error, y por qué a ti te ha apremiado, siendo que mi amor hacia él es tan sincero como el tuyo, sino aun mayor.

—No te aflijas por eso, puesto que un error no borrará de nuestro Padre todo el amor que nos tiene. Mi Padre ha querido a sus hijos y a los hijos de sus hijos sin importar la malicia en su corazón, porque nos ve como un pastor ve a su rebaño.

—Tu naturaleza es reflexiva, hermano mío. Por eso mismo Padre te quiere con especial cariño. Por eso mismo eres tú su hijo predilecto. Para mí es imposible por más que pueda, asemejar tu natural gracia.

Entonces bajó la mirada de nuevo y se secó las lágrimas de aquellos ojos ya rojizos. Al ver su hermano su tristeza, le dijo:

—Si obras bien, no habrá necesidad para bajar la cabeza y sentirse mal consigo mismo. Pero tú, hermano, tendrás que obrar bien para vencer el enojo, pues este está agazapado a las puertas de tu corazón y te acecha como una fiera.

—Tus palabras son las mismas que las de nuestro Padre, dichas desde tu boca me producen una rabia que no puedo comprender. Hermano…

— ¿Si, hermano?-.

En ese momento el mayor se levantó, mostrando una piedra que tenía apretada en el puño, luego, con un semblante de cólera, se lanzó con sed de sangre hacia su hermano y le golpeo repetidamente la cabeza con la piedra. Cuando estuvo en el suelo su hermano menor, éste lloraba mientras por su rostro recorría la sangre que luego fluía por la tierra. Entonces el mayor colocó sus manos alrededor de la garganta de su hermano y lo estranguló, y antes de dar su último aliento, entre pataleos y forcejeos, su boca pudo liberar algo más que gemidos, y eso fue el nombre de su hermano, “Caín”. Dijo.

Ya cuando su hermano dejo de moverse, se alejó del cuerpo y se dispuso a enterrarlo entre el largo pasto. Entonces, creyendo que aun podría escucharlo, dijo a lo bajo —Perdóname, Abel.